Libros artesanales

(…) ¿Por dónde empezar? Por Polonia. El Instituto del Libro de Polonia acercó cantidad de libros en varios idiomas de nuestro conocido Witold Gombrowicz, y de los premios Nobel de Literatura Wislawa Szymborska (1996), y Czeslaw Milosz (1980). A nivel estética brillan los invitados, la editorial Kurtiak i Ley, especialista en libros artesanales. Aquel color crema con forma de corazón, en el que lee, quien lea polaco, cánticos navideños, o el otro con incrustaciones de piedras preciosas en su lomo. (…)

[Gabriel Giubellino, Elogio de los libros lindos, „Clarín”, 06.05.2005]